Reseña: Cristina Morató

Divina Lola

Ni se llamaba Lola Montes ni era española, pero encandiló a toda una época con su arrebatadora belleza y pasional temperamento.

Divina Lola - portada

Morató, Cristina. Divina Lola, 1ra edición -CABA, P&J,2017

ISBN 978-950-644-414-3

Penguin Random House Grupo Editorial

Argumento:

Bailarina, aventurera y cortesana, su vida fue una sucesión de viajes, escándalos y excentricidades. Haciéndose pasar por bailarina andaluza debutó en los teatros más importantes del mundo, aunque su talento artístico dejaba mucho que desear. Pero nada impidió que la irlandesa Elisabeth Gilbert, su verdadero nombre, triunfara en todo lo que hizo. Se codeó con los literatos, políticos, músicos y aristócratas más célebres de su tiempo, como Alejandro Dumas, Honoré de Balzac y George Sand. Se casó en tres ocasiones y tuvo una larga lista de amantes, entre ellos el compositor Franz Liszt con quien vivió un apasionado romance. Y, sobre todo, enamoró al rey Luis I de Baviera, quien la nombró condesa de Landsfeld. Por su amor, el monarca se vio obligado a abdicar en 1848. Tras sus aventuras en Europa, la bailarina se embarcó a Estados Unidos donde vivió la fiebre del oro y actuó para los rudos mineros.

Divina Lola nos traslada a escenarios exóticos y remotos, desde su Irlanda natal hasta la magia de la India; a ciudades como París, Londres, Munich, donde deslumbró con sus «danzas españolas», y a las peligrosas tierras de California y Australia donde vivió como una intrépida pionera.

Mi opinión personal:

Una mujer intensa, de carácter y mucha personalidad. Lola Montes, cuyo nombre verdadero fue Elizabeth Gilbert, nació y vivió en el siglo XIX, casi olvidada por la Historia Oficial, pasó la mayor parte de su vida entre viajes, conociendo personalidades del mundo de la cultura, la música y la política.

Fue amiga de artistas como Franz Liszt, Alejandro Dumas o George Sand, amante del Rey Luis I de Baviera, protagonizó un gran escándalo cuando el monarca se vio obligado a abdicar al trono, enamorado de la mujer hasta los excesos. Nacida en Irlanda, pasó gran parte de su niñez en las colonias británicas de la India, se educó en Escocia e Inglaterra, viajó a lugares tan lejanos como exóticos, con una identidad falsa, construída como una falsa española bailaora de danzas andaluzas.

Qué puedo decir, amo las biografías históricas y cuando tienen esa mezcla de sangre azul y escándalos de alcoba, ¡mejor!

Lola nació en 1821, transitó gran parte del siglo XX viajando por el mundo con una identidad falsa. Su escandalosa profesión de bailarina y sus vergonzosos amoríos fueron los que obligaron a su madre a vestirse de luto riguroso y salir a decir que su única hija estaba muerta; su padre había muerto apenas nacida ella y el segundo marido de su padre, a quien tanto adoraba Lola, vivió gran parte de su vida eclipsado por la personalidad autoritaria de su esposa.

Por momentos divertida, también resulta ser una historia conmovedora. Habiendo sido una mujer que siempre se las rebuscaba para caer de pie y tener a su lado a un rico benefactor que complaciera sus caprichos, y habiendo incluso gozado del favor de un rey, la mujer continuó llevando esa vida errante hasta el final de sus días.

Después de pasar por las principales ciudades de europeas, como París, Varsovia, San Petersburgo, Munich, Roma, Nápoles, Barcelona, Cádiz, Valencia, siempre valiéndose de su personalidad y belleza cautivantes, Lola desembarcó también en Estados Unidos, recorriendo gran parte del país americano, donde fue testigo de la fiebre del oro que volvía locos a los hombres; llegó a conocer incluso Canadá o Australia, del otro lado del mundo, para finalmente volver a cruzar el oceáno y ver el ocaso de su vida en la ciudad de Nueva York; en cada lugar donde recalaba, siempre la esperaba una nueva aventura e incluso un nuevo protector que le permitía continuar con sus caprichos y su vida disipada.

Emocionante e intensa fue la vida de esta falsa española, como la describe la autora, que se atrevió a desafiar las leyes de la moral e incluso se atrevió a soñar con llegar a formar parte de la realeza.

Qué más puedo decir, llegué a esta autora a través de otra de sus biografías, Reinas Malditas, una serie de biografías de las mujeres tan poderosas como desdichadas a lo largo de la historia. Después me encontré con sus Divas Rebeldesla vida de los grandes íconos del cine, la moda y la política.

Quién es esta periodista y escritora que gusta de hurgar en las vidas secretas de tales personalidades; bueno, en Buenos Aires, tendremos la oportunidad de conocerla mejor, porque el próximo 28 de Septiembre estará presentando su Divina Lola en una librería porteña. ¡Agenden!

Banner presentación de Cristina Morató

Anuncios

Reseña: Gabriela Margall

Ese ancho río entre nosotros

ese-ancho-rio-entre-nosotros-gaby-margall
Ediciones B Argentina SA. 2016 Primera edición, CABA. ISBN 978-950-15-6183-8

Una niña mujer contempla el río. Está apoyada contra el suave tronco de un álamo y trata de esconderse de los ojos vigilantes de la ciudad. Mira el agua plateada que se muere despacio contra la costa de la ciudad. Hace frío pero ella no lo siente. Mira el río y más allá, hacia algún lugar que está lejos… 

Argumento:

Corre el año 1801. La silueta de Buenos Aires se dibuja y se recorta contra el cielo celeste, blanco y gris. Algunas esclavas negras están machacando la ropa contra las toscas del río, se mueven, se ríen y hablan, mientras los hermanos Balboa -Don Andrés y Doña Soledad- desembarcan en sus costas llenos de sueños e ideas liberales.

Andrés ha dejado atrás Sevilla para llegarse hasta el fin del mundo, Buenos Aires, la tierra que lo vio nacer. Está dispuesto a hacer lo que haga falta para conquistar a la pacata y selecta sociedad porteña y hacerse rico. Incluso casarse con una niña mujer, Martina Álvarez; incluso querer enamorarla y enamorarse. Pero nadie le ha dicho que eso a veces puede resultar tan difícil como acortar las distancias entre las dos orillas del Río de la Plata.

Ese ancho y marrón que su pequeña Martina tanto ama; ese Río que sabe qué razones la vuelven oscura e inalcanzable.

Gabriela Margall navega estas aguas -la de la novela histórica- con destreza y preciosismo, para construír una heroína que abre los ojos al mundo y se entrega al amor como una forma de conocimiento. Una novela extraordinaria con el inconfundible sello de su autora.

Mi opinión personal:

Una novela preciosa, sin dudas. Poética y con el talento propio de historiadora-narradora, Gabriella Margall vuelve a sumergirnos en la mágica Buenos Aires del siglo XIX. En esta oportunidad, los albores del siglo XIX, el nacimiento de una centuria que va a ser para los habitantes del Río de la Plata, una época muy convulsionada.

El 1800. Cuando Buenos Aires no era más que una aldea, y algunos de sus habitantes soñaban con el mundo que se hallaba del otro lado del “ancho y marrón río plateado”, cuando la heroína no era más que una niña que acababa de convertirse en mujer y empezaba a ver el mundo adulto con los ojos del miedo.

Y un héroe que no puede ser otra cosa que galán de novela romántica, cruza el mar con afán de conquistar a esta solitaria aunque pretenciosa ciudad, sin pensar que la otra mitad de su corazón, lo aguarda a la orilla del río.

Andrés es un rico comerciante que decide volver a la tierra que lo vio nacer para hacer fortuna a costa de los criollos del Río de la Plata que comercializan y contrabandean con las ciudades aledañas y que, apenas conoce a la dulce Martina, no duda en tormarla bajo su protección, sin dejar escapar la oportunidad que se le presenta de tomarla como esposa y salvarla de un destino lleno de sufrimiento y temores.

Cuando su padre la ofrece en matrimonio con Andrés no piensa en otra cosa más que en incrementar su fortuna y amplíar sus negocios, aunque Martina no deje de temblar pensando que el matrimonio para ella no puede ser otra cosa que lo que siempre fue para su madre, pero de la mano cariñosa y tierna de Andrés, la muchacha conoce todos los sabores del amor y descubre que la vida no es como siempre se la habían pintado dentro de las cuatro paredes de la casa familiar.

Reseña: Andrea Milano

Embrujo Gitano

Embrujo gitano portada
Primera edición, 2016.       P &J. Penguin Random House. Buenos Aires, Argentina

Argumento:

Buenos Aires, 1848. Rosas se consolida en el poder e impone el terror eliminando a sus enemigos para escarmiento de una sociedad acobardada. En una ciudad marcada por el pánico, Leandro De La Cruz, defensor de la causa unitaria, decide huír a Montevideo. Deja atrás a su amor prohibido, aquella niña que creció en el seno de su familia pero que él ya mira con otros ojos. Rosa María, desolada y sola, sufre el acecho de su hermano Enrique De La Cruz, quien obsesionado con su belleza la hace suya por la fuerza. Convertida en madre, Rosa María vuelve a ser engañada por aquellos que nunca la quisieron bien.

Años más tarde, Coral Amaya, una joven gitana de gira por Buenos Aires, se entera de que creció ignorando su origen. Mientras una epidemia de cólera azota la ciudad, una promesa a su madre gitana en el lecho de muerte, la obliga a buscar su verdad.

Embrujo gitano nos sumerge en una Buenos Aires violenta y convulsionada, y en la historia de dos mujeres luchadoras e independientes que deberían evitar que la traición de un hombre las condene para para siempre.

Mi opinión personal:

Esperada como pocas, ésta es la novela de Andrea Milano que llevábamos tiempo esperando. Una novela histórico-romántica, ambientada en el Buenos Aires del siglo XIX con el contexto del gobierno de Rosas, la guerra contra el Paraguay y la epidemia de cólera de 1871.

Andrea Milano no me defraudó nunca con sus historias, la conozco a través de sus policiales, novelas de regencia, y su saga de novela negra con Greta Lindberg de protagonista. Esta faceta es nueva en su carrera literaria, pero en la escritura, la narración, la historia de Coral y Gabriel sólo demuestran el gran trabajo que hizo para presentarnos una novela con la calidad literaria de sus colegas contemporáneas.

Embrujo Gitano empieza contando la historia de Rosa María, su destino y el rumbo que tomó su vida a partir de la tragedia que le tocó presenciar a pocos meses de nacer. Gracias a la caridad y la buena intención de la familia De La Cruz, Rosa María no pereció el día que lo hicieron sus padres y pudo gozar de una familia y de todo lo que necesitaba para seguir adelante. Hasta que la política sangrienta del gobierno de Rosas le arrebata lo que más quiere, que es a su Leandro De La Cruz y se cruza en su camino un hombre incapaz de controlar sus impulsos. Ahí es cuando debe empezar de nuevo, alejada de aquellos a quienes había creído su familia.

Y por otro lado, Coral Amaya, la gitana de corazón puro que, ignorando todo sobre su origen y la historia de su madre, se cruza en la vida de Gabriel Izaguirre y desde entonces su vida ya no será la misma. Es la historia de traiciones, engaños, diferencias sociales, pero donde siempre triunfa el amor.

Gabriel y Coral no van a dejar que el tiempo, la distancia y las mentiras logren separarlos y de esa manera, podrán corroborar, que lo que el destino ha decidido unir, nadie podrá separarlo jamás.

Me encantó Gabriel, qué más decir. Un caballero del siglo XIX, un poco rebelde, impetuoso, siempre haciendo su voluntad, pero que no duda en ponerse al hombro el negocio de la familia, cuando lo requiere, y tampoco duda en imponerse a su padre para rechazar lo que él le quiere imponer y seguir los dictados de su corazón.

Una novela para recomendar, una historia, de gitanos, pasiones encontradas y traiciones, que no decepciona hasta la última página.

Reseña: Fernanda Pérez

Los paraísos perdidos portada
Suma de Letras, 2016. Buenos Aires, Argentina

Los paraísos perdidos

Argumento:

1828. Termina la guerra del Brasil, en las Provincias Unidas del Río de la Plata, y todos celebran. Pero el Portugués debe regresar con urgencia a su hogar. La muerte, la tragedia y el dolor lo esperan. Y el único camino que encuentra para sobrevivir a tanta fatalidad es la venganza, de la que no sale indemne. Por su parte, Lorenzo es un muchacho alegre, intenso, idealista. Sobre sus espaldas descansa la responsabilidad de cuidar a su familia, los Rojas. Alocado y audaz, decide sumarse a la revuelta de los caciques misioneros para resistir el avance de los correntinos. El destino unirá a estos dos hombres, sellando entre ellos un pacto de amistad y lealtad más allá de las divisiones territoriales. Acechados por sus luchas internas y externas, ambos se enfrentarán a la más exigente de las batallas personales: el amor.

El Portugués tendrá que decidir entre su corazón y sus infiernos. Lorenzo, en cambio, se debatirá entre el deber y ese deseo ingobernable que lo inclina hacia Milagros, su prima.

Los paraísos perdidos es el nuevo libro de Fernanda Pérez, autora de Las maldecidas y El sacramento, quien nos entrega su mejor obra hasta la fecha.

Una hermosa e intensa historia de exilios y pasiones desencontradas. Una novela sobre las pérdidas, la esperanza y la redención.

Mi opinión personal:

Tercera novela de Férnanda Pérez que leo. Poco se sabía sobre esta historia y lo que Fernanda estaba escribiendo antes de la publicación, si bien ya leí las novelas anteriores y también quedé encantada con El sacramento, desconocía que los personajes de esta novela venían de la mano de las anteriores.

Escrita como una suerte de trilogía, Los paraísos perdidos es la novela que cierra la saga y que trae la historia de los hijos de aquellas maldecidas de su primera novela, los niños ahora convertidos en jóvenes adultos y ávidos por descubrir una nueva vida y comenzar a forjar sus futuros.

Me sorprendí un poco cuando empecé a leer y de a poco fueron apareciendo Piedad, Visitación, Soledad, pero siempre seguí leyendo, para conocer más, para adentrarme en la historia de Lorenzo y Milagros, para saber de Regina, de Augusto y Tomás.

El estilo de Fernanda es fuerte, cuenta la historia de un país en formación, las guerras y guerrillas internas y la historia de sus protagonistas. Siempre en el límite, entrelazando la realidad con la ficción y enamorando con sus personajes.

Lorenzo es un muchacho rebelde, impetuoso, muy joven, pero es precisamente su juventud lo que justifica sus atropellos. Salvador, el Portugués, es un hombre, un hombre de guerra, de carácter, que las padeció todas y sufrió enormemente por el alejamiento de su familia y la pérdida de su gran amor. Busca venganza por los golpes que le dio la vida, pero es en esta historia donde la vida le ofrece una segunda oportunidad y le dice que no es con venganza como puede resarcirse.

Una novela intensa, fuerte, muy bien narrada, muy del estilo de Fernanda Pérez. Si ya leyeron sus novelas, no pueden dejar de leer Los paraísos perdidos y si todavía no la conocen, siempre es una buena lectura para regalar o regalarse.

 

Reseña: Gabriela Exilart

por la sangre derramada portada

Penguin Random House Grupo Editorial. Plaza Janés 2016. Buenos Aires, Argentina

Por la sangre derramada

Argumento:

Corre el año 1920. La crisis ha hecho caer estrepitosamente el precio de la lana, al tiempo que los peones reclaman por sus derechos. Desde el gobierno central el presidente Yrigoyen intenta poner paños fríos a la explosiva situación, pero la información le llega distorsionada y miles de huelguistas terminan fusilados y arrastrados a fosas comunes.

Iorwerth Awstin, descendiente de los primeros colonos galeses, ha comprado un establecimiento ovino que se viene a pique. Allí conoce a Julia, la nieta del dueño anterior, una joven salvaje que lleva la orfandad tallada a fuego en su corazón y que anhela conocer el amor. Con un pasado oscuro, una enorme culpa sobre sus espaldas y una familia azotada por los infortunios, Iorwerth debe afrontar los hechos de violencia que se expanden por la región y, también, resistirse a la tormentosa atracción que siente por la muchacha. Y un día Julia encuentra un diario que desnuda una tremenda verdad que él se niega a revelarle.

Fiel a los hechos que rodearon a uno de los sucesos más luctuosos de la historia argentina, la autora vuelve a sorprender con una novela que combina la pasión más ardiente con la mejor literatura.

Mi opinión personal:

De verdad, Gabriela Exilart es una de las autoras que nunca deja de sorprenderme con cada una de sus novelas. Tiene una prosa delicada para contar historias, y es muy minuciosa y detallista con el contexto histórico y los personajes. Entrelazando la historia argentina, los personajes de la vida real con aquellos surgidos de la pluma.

No quería dejar pasar la oportunidad de recomendar esta nueva novela de Gabriela, porque ya había leído el resto de sus obras y siempre quedo maravillada. Disfruto mucho de leer sus historias, de conocer fragmentos de la historia de un país en construcción a través de una buena novela histórica.

Los que leen mi blog deben saber que no me gusta poner puntajes a las recomendaciones ni tampoco ennumerar o colocar en un podio a tal o cual autora, y ésta vez tampoco lo voy a hacer, pero creo que Gabriela Exilart ya se ganó un lugar entre los grandes nombres de la literatura romántico-histórica de la Argentina.

No sólo porque sabe tejer una historia de amor, enmarcada siempre en un contexto histórico del que poco se sabe sino porque consigue atraparte con la lectura y hacer que sea imposible soltar el libro hasta la última página.

En esta novela, la autora se mete de lleno en la inmigración galesa en la patagonia argentina, en los años de 1920. Cuenta la historia de Iorwerth Awstin y de Julia Montero, él uno de los primeros descendientes de colonos galeses y ella, la nieta de un estanciero de la región, venido a menos por la crisis que se ve en la urgencia de desprenderse de sus poseciones para sobrevivir. Además, no puedo dejar de hacer mención a un personaje secundario, el tehuelche Kaukel, un indio de la región con más coraje y valentía que, después de tanto sufrir y ver sufrir a los suyos, acaba haciendo el recorrido junto a los protagonistas en la búsqueda de la paz y el amor que están al final del camino.

Las peripecias que sufren ambos por esta causa y por las continuas revueltas anarquistas de la época van a hacer de esta novela una nueva gran apuesta del género.

Reseña: Mercedes Santos

¡Hola a todos los lectores del blog y feliz 2013! Estuve desaparecida del ciberespacio, de vacaciones, descansando, disfrutando, y ahora escribiendo mucho y trabajando en mi novela. No puedo hablar mucho de esta historia, porque prefiero mantener un poco el misterio; pero aún así, escribiendo y corrigiendo, no quería dejar el espacio dedicado a las recomendaciones literarias y aquí, de a poco, voy a ir retomando las reseñas y actualizaciones del blog.

En esta oportunidad quiero recomendar la lectura de una nueva autora de novela romántica. Mercedes Santos (España), que publica su primera novela histórico-romántica en Argentina a través de Cute ediciones y su sello Amor Verdadero. Secretos y cenizas es un romance histórico ambientado en la época del virreinato en América, siglo XVIII, y nos adentra en tierras exóticas del Caribe, un mundo de piratas, guerra, contrabando, el poder de la inquisición en América y el lujo de la corte veirreinal.

Primero, algo acerca de la autora.

Mercedes Santos es periodista por la Universidad Complutense de Madrid desde 1986. Ejerció su profesión en los más variados medios, tanto en prensa escrita como radiofónica: trabajó en el diario El País, en Diario 16, en Antena 3, en la Cadena Ser y en Onda Aranjuez. En este tiempo alternó sus tareas en la dirección de diversos medios de comunicación españoles con actividades como la pintura y la acuarela y su faceta de esposa y madre de dos hijos. en Junio de 2010 fue ganadora del III Certamen Internacional de Relato Corto organizado por la revista Medieval. Secretos y Cenizas es su primera novela publicada.

Argumento: 

1738, Carina de Ulloa recibe la carta que cambiará su vida. Su padre, un marino de la Armada Real destinado al Virreinato de Nueva Granada, le pide que se reúna con él en Cartagena de Indias. La esperan una fortuna en cacaotales y un aristócrata venido a menos con quien casarse. Pero al desembarcar le informan que su padre fue asesinado y su prometido se casó con otra.
Pronto Carina descubrirá los turbios negocios de su padre, el contrabando generalizado, el clima de guerra que se vive en todo el Caribe entre España e Inglaterra, la existencia de una hermanastra mulata perseguida por la Inquisición y los pasquines difamatorios que la han puesto en ridículo antes de llegar a la ciudad. Su camino se cruzará con el de Diego de Veranz un malcriado aristócrata, desterrado de la ciudad acusado de un crimen, que tras su fachada de bonvivant trabaja en secreto para la Corona. Oculto tras el disfraz de letrado, ayudará a la mujer a la que él mismo convirtió en el hazmerreír de toda Cartagena. Ambos buscan venganza, pero serán arrollados por un elemento imprevisto: la pasión.

Las plantaciones de cacao, las misas negras en las ciénagas, el poder de la Inquisición y el lujo de la Corte Virreinal, el pirateo en Jamaica y Tortuga, el asalto inglés a Portobello y el ataque inglés a Cartagena son el escenario de esta heroica novela de amor.

Mi opinión personal:

¡Qué decir de esta novela! Los que me conocen o incluso los que leen mis blog y mis reseñas, saben que mi debilidad son las novelas históricas ambientadas principalmente en el Río de la Plata. Debo confesar que durante el año pasado dejé este blog un poquito más abandonado, pues entre el trabajo, el estudio y la escritura, no podía actualizarlo con demasiada frecuencia, pero también es cierto que estos últimos meses venía leyendo más novelas románticas contemporáneas y de suspenso, la verdad que esta novela fue un gran cambio. Primero, porque ya tenía ganas de volver con lo histórico, leer algo nuevo, algo intenso; pero también supuso un cambio en el sentido de que no se trata de una novela ambientada en el siglo XIX, en el Río de la Plata, con la historia argentina de fondo, sino que se refiere a la historia del Caribe, palacios virreinales, corte aristocrática, contrabando, piratas, la viva historia del siglo XVIII en la época de las colonias americanas y la puja con Inglaterra por el control de estas tierras.

Cuando empecé a leerla, quizás me pareció que los protagonistas estaban un poco repetidos dentro del género. Carina y Diego parecían ser, ella la típica muchacha inocente e ingenua que viaja al Nuevo Mundo a conocer al hombre que le imponen como esposo, y Diego, el criollo rebelde y malcriado que no sabe qué hacer con una vida donde parece tenerlo todo. Pero a medida que avanzan las páginas, pude adentrarme en una trama un tanto más compleja que por momentos me confundía, una trama de espionaje, intriga y romance que me hacía seguir leyendo hasta el final.

Lo cierto es que tiene muy buenas descripciones,una muy acertada ambientación histórica;  es difícil para mí, en este lado del mundo, imaginarme un mundo colonial de títulos nobiliarios, palacios, corte, pero también fue muy agradable adentrarme en la lectura de una novela como Secretos y Cenizas.

Diego de Veranz acaba siendo el héroe de novela romántica que buscamos las lectoras y Carina no acaba siendo la heroína sumisa y callada que todo lo espera. 

Por suerte, yo pude disfrutar de esta lectura en mis vacaciones, más tranquila y relajada. Espero que ustedes también puedan hacerlo. si buscan una buena novela para llevarse en estas vacaciones, no lo duden. Es una novela entretenida, romántica y de lectura lo suficientemente ágil para leer en la playa.

Espero que les haya gustado mi reseña, de a poquito, espero que al menos una vez a la semana, pueda subir las reseñas de lo que leí en mis vacaciones, ya que durante la semana aprovecho para desconectarme y dedicarme a mi novela. Deseénme suerte! Estoy corrigiendo, editando, escribiendo mucho… y la verdad con mucho entusiasmo. Espero poder contarles algo más pronto!

El amor durante la Revolución de Mayo

La primera historia que descubrí en la Historia Argentina es la que vivieron el flamante secretario de la primera junta, el doctor Mariano Moreno, y su esposa Guadalupe Cuenca.

Moreno conoció a su amada Guadalupe en el viaje que emprendió a Chuquisaca, en el Perú, en el año1803. Había viajado allí con la intención de cursar un seminario y ordenarse sacerdote, pero en el camino se topó el sufrimiento de la gente, las injusticias del Virreinato, y decidió convertirse en abogado para luchar por los derechos de libertad de los más humildes e indefensos, como los pueblos originarios.

Allí mismo en Chuquisaca, de paso por el taller de un orfebre, se queda observando largo rato un camafeo con la foto de una jovencita de la ciudad. El hombre que pintó el retrato le dice el nombre de la aludida y nuestro héroe de la independencia va a visitarla. Guadalupe tiene apenas trece años por ese entonces, su madre es viuda y no tiene posibilidades de casar a la menor de sus hijas.

Consiente en el casamiento con el doctor Moreno y en poco más de un año, tienen un hijo, Mariano, y los tres emprenden el largo viaje de regreso a las provincias del Río de La Plata.

Las guerras por la independencia le robaron a Guadalupe muchas noches con Mariano. Entre intrigas, secretos y luchas por el poder, Moreno acaba siendo enviado en una “misión” a Londres, la que no llega a cumplir, porque resulta muerto en altamar. Las circunstancias de su muerte son dudosas y todavía hoy, a doscientos años, se discute si lo que sufrió en realidad fue un atentado o si murió simplemente de una enfermedad a causa del viaje.

En tanto, Guadalupe, sola en Buenos Aires y a merced de los enemigos de su esposo, no pierde las esperanzas de volver a verlo. A poco de partir Moreno, recibe en su casa un paquete con algunos elementos de luto (un abanico, una mantilla y un par de guantes), pero de cualquier forma eso no la desanima y continúa esperando. Empieza a escribir cartas, muchas cartas a su Moreno, que ya descansa en paz, bajo el mar y envuelto, irónicamente, en una bandera inglesa.

Escribe Guadalupe, incansablemente, palabras tan tristes como estas:

“No me consuela otra cosa más que cuando me acuerdo las promesas que me hiciste los últimos días antes de tu salida, de no olvidarte de mí…, de quererme siempre, de serme fiel, porque a la hora que empieces a querer a alguna inglesa, adiós, Mariquita, ya no será ella la que ocupe un instante tu corazón, y yo estaré llorando como estoy y sufriendo tu separación (…) y vos divertido, encantado con tu inglesa. Pero para no martirizarme más con estas cosas, haré de cuenta que he soñado, y no te me enojes de estas zonceras que te digo…”